Tu momento de Lectura

A veces puede ser difícil discernir la calidad de la fuente ante tanta información en internet. En Brighter-U sólo leerás datos e información contrastada y de calidad de los mejores expertos en la materia, seleccionados para tí.

La Alimentación: clave para la Salud Mental

Alimentación y Salud Mental DR. ANTONIO MARTÍN PASTOR
Licenciado en medicina y cirugía, Doctorado en bioquímica y nutrición por la Universidad de Tufts en Boston, Massachusetts, USA. Conferenciante.

El impacto de la nutrición en la salud mental es un tema que está cobrando cada vez más importancia. A menudo, lo que comemos puede afectar la activación de genes que influyen en el desarrollo de enfermedades mentales. La relación entre la nutrición y la salud mental es fundamental y está comenzando a recibir la atención que merece en la investigación científica.

Hoy en día, la mayoría de los médicos y científicos reconocen que la nutrición es la base de la salud física. A pesar de esto, a menudo se pasa por alto su importancia para la salud mental. Esto es sorprendente, considerando que el cerebro, aunque representa solo el 2% de nuestro peso corporal, es responsable de al menos una cuarta parte de nuestros requerimientos metabólicos. Por lo tanto, la nutrición debería ser considerada crucial para la función cerebral.

La relación entre la nutrición y el cerebro ha sido un tema que me ha interesado durante mucho tiempo. Aunque en el pasado, esta área de estudio era poco común para los médicos y más bien competencia de los bioquímicos, mi investigación se ha centrado en temas relacionados con la nutrición, el envejecimiento y el funcionamiento cerebral.

En este nuevo milenio, el panorama ha cambiado significativamente, y los científicos del comportamiento tienen la oportunidad de explorar temas relacionados con la nutrición y su impacto en la salud mental. Problemas emocionales como la depresión están en aumento en nuestra sociedad, y trastornos psiquiátricos graves como el trastorno bipolar y la esquizofrenia también están creciendo.

La buena salud mental es esencial, y la nutrición juega un papel crucial en el comportamiento humano. Cada vez hay más pruebas de que los problemas emocionales pueden mejorar a través de la manipulación nutricional, como dietas terapéuticas, aportes específicos de nutrientes y suplementos. La relación entre la nutrición y el envejecimiento, la función cognitiva y el riesgo de demencia se está volviendo más evidente.

Los hábitos alimentarios y los nutrientes que ingerimos pueden influir en la activación o desactivación de genes, lo que a su vez puede contribuir o prevenir problemas mentales. Podemos mejorar nuestros hábitos nutricionales y, en última instancia, mantener una mente más sana y capaz.

En la sociedad actual, los hábitos de vida suelen ser inadecuados para nuestra biología original. Promover la educación alimentaria es esencial para prevenir problemas mentales graves y enfermedades neurodegenerativas.

La relación entre la nutrición y la salud mental es un campo en auge, y estamos en el umbral de descubrimientos que mejorarán la calidad de vida de las personas.